Este 30 de julio, durante el elogio fúnebre dado en  memoria de John Lewis, un líder del movimiento a favor de los derechos civiles en los Estados-Unidos, Barack Obama pronuncia estas palabras: “Quizás ya no debamos adivinar el número de dulces en un tarro  para poder votar. Aunque estamos sentadxs, las personas al poder hacen todo para disuadir a la gente de votar”, porque de eso se trata la película Selma: el derecho a voto. Este derecho fundamental, que permite la autodeterminación de los individuos dentro de una sociedad democrática, fue negado a la comunidad negra americana hasta el año 1965, con la publicación del Voting Right Act, finalmente obtenido después de un combate llevado por Martín Luther King y sus compañerxs de lucha. 

La película Selma, realizada por Ava DuVernay en 2014, traza la historia del combate llevado por Martín Luther King, en 1965, en Selma, Alabama, ciudad ubicada en el Sur de los Estados Unidos. Entonces los estados segregacionistas del Sur se enfrentaron a un clima de odio por la comunidad afroamericana, y a pesar de la firma del Civil Right Act de 1964, aún no respetaron el principio de la igualdad entre los individuos. Voces se hicieron escuchar para mostrar estas injusticias, con diferentes medios. Martín Luther King decidió llevar el combate por la igualdad política de todxs lxs Estadounidenses con la no violencia en vez de la confrontación directa. 

La película nos permite observar el contexto histórico de este periodo, en realidad no suficientemente conocido. En efecto, tendemos a pensar que las desigualdades desaparecieron con la publicación del Civil Right Act de 1964, con lo cual se suponía que pondría fin con la segregación de los negros en los Estados Unidos. Sin embargo, esta película muestra una realidad muy diferente: los problemas de la administración del presidente Lyndon B. Johnson, que hizo una política más estratégica que una basada en los derechos humanos así como las presiones ejercidas por el FBI y las autoridades  de algunos estados del Sur sobre los movimientos de derechos civiles, pero también las divisiones existiendo en el movimiento principal, por ejemplo acerca de la manera de luchar.  

La realizadora, Ava DuVernay, famosa por hacer obras comprometidas sobre la comunidad afroamericana,  nos muestra a través de esta película las dificultades de las luchas por los derechos civiles. Ella recibió por este largometraje el Women Film Critics Circle Award de 2014.

La película hace varios retratos interesantes de diferentes protagonistas de los eventos de Selma. Podemos encontrar a Martín Luther King, dudando de sus propias opciones y los resultados de sus combates, encarnado por David Oyelowo, o también el gobernador de Alabama a favor de la segregación, George Wallace, actuado por David Roth. 

Selma educa entonces sobre los progresos efectuados por la sociedad americana, gracias a los movimientos por los derechos cívicos. Esta película se focaliza sobre los momentos cruciales de la lucha para acabar con la segregación racial y constituye un verdadero testimonio histórico y formativo, destacando las fuertes personalidades de la historia norteamericana. No obstante, a pesar de los derechos ya obtenidos, constatamos todavía que lxs afroamericanxs son víctimas de muchas desigualdades, como de la discriminación en la vivienda, de las violencias policiales, los errores judiciales, o simplemente del racismo ordinario que persiste dentro de la sociedad estadounidense. 

Translated by Manon Louvet

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.