“¡No soy un elefante! ¡No soy un animal! ¡Soy un ser humano! ¡Soy un hombre!”
(John Merrick) – El Hombre Elefante –

Con esta réplica, David Lynch nos ofrece un llamamiento a la tolerancia y a la humanidad. El Hombre Elefante, estrenada el 9 de octubre de 1980, pone en escena de manera dramática y poética a la vez el tratamiento reservado a personas con severas deformidades y anomalías físicas congénitas. El Hombre Elefante nos enseña cómo su discapacidad física lxs reduce al estado de bicho raro y justifica su explotación por dueñxs de circos y otrxs charlatanes. La película es una adaptación de las memorias del Dr. Frederick Treves, The elephant man and other reminiscences y del libro de Ashley Montagu, In part on the elephant man: a study in human dignity. El Hombre Elefante nos demuestra a través de esta historia real que los verdaderos monstruos no son los que creemos.

La película nos sumerge en el Londres de 1884 y nos presenta a John Merrick (interpretado por John Hurt), un hombre con severas deformidades, explotado por su dueño Bytes (interpretado por Freddie Jones), que lo hace darse en espectáculo. A John se le da el apodo de Elephant Man, o hombre elefante, como consecuencia del accidente que su madre sufrió durante su embarazo, pisoteada por elefantes. La vida de John Merrick va a ser desorganizada cuando el Dr. Frederick Treves, un gran cirujano muy renombrado se interese por él y más precisamente por su condición física en el marco de investigaciones científicas. El doctor Treves pide que tome prestado a John Merrick para estudiarle y luego lo aloja en un cuarto individual en el hospital, alejado de todx otrx paciente, para no ofenderles. 

A primera vista, el doctor Treves se imagina que el hombre elefante es desprovisto de toda inteligencia e incapaz de expresarse. Sin embargo, Merrick consigue establecer una comunicación con el doctor, recitándole un pasaje completo de la Biblia. Frederick Treves descubre entonces un ser sensible, expresándose en un inglés perfecto y con una gran inteligencia.

“A veces pienso que mi cabeza es tan grande porque está tan llena de sueños”
(John Merrick) – El hombre elefante –

El hombre elefante también es revelador sobre la vida inglesa victoriana en la cual está evolucionando Merrick. Se descubre los defectos de esta sociedad donde se mezclan diferentes clases sociales con sus vicios. Todxs, sin embargo, tanto lxs charlatanes violentxs como lxs aristócratas mesquinxs se aprovechan de la apariencia física de Merrick con fines lucrativos, pérfidos y malsanos. John Merrick confronta su estafa, mostrándose cortés y respetuoso hacia sus anfitrionxs. Este contraste hace que cada encuentro entre Merrick y esta sociedad sea conmovedor. Una oposición entre los vicios de esta sociedad inglesa y la fe incondicional del “fenómeno de circo”.

“- ¿Puede imaginar por un momento el infierno que ha debido ser su vida?
– Sí, creo que puedo.
– No lo creo. ¡Nadie podría imaginarlo! ¡No creo que ningunx de nosotrxs pueda!”
(Carr Gomm et Frederick Treves) – El Hombre Elefante –

Esta intriga melodramática saca a la luz el genio de Lynch en su análisis de las cuestiones de moralidad que él adapta a través de los juegos de aspectos de los actores. Asistamos al cuestionamiento del Dr. Treves mediante a su mirada frente a Merrick, resaltado con primeros planos en contracampo. Efectivamente, este juego se va a transformar a medida que el Dr. Treves descubra la humanidad de John Merrick. David Lynch toma partido por el blanco y negro, una elección artística que permite descubrir el cuerpo de John Merrick sin artificio y así ponerlo de relieve, jugando con las sombras y contrastes.

Con diez nominaciones a los Oscar, cuatro nominaciones a los Globos de Oro y el César de la mejor película extranjera, El hombre elefante es sin duda alguna una obra maestra humanista del cine del siglo XX. Es una película desgarradora que cuestiona con éxito toda la crueldad pero también la belleza de la humanidad.

Translated by  Salomé Thioubou.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.