Descargar PDF

El 17 de marzo, tan pronto como la implementación de la prohibición de desplazamiento con el fin de frenar la crisis del Covid-19, los sin techos han sido totalmente excluidos de las medidas anunciadas por el gobierno francés. Entre disminución de los servicios asociativos y ausencia de decisiones gubernamentales, ha sido imposible para las personas sin hogar protegerse eficazmente contra el virus, haciendo su situación aún más precaria. 

La pandemia del Covid-19 que ha impactado el mundo entero estos últimos meses, ha sido especialmente insostenible para una parte de la población: los sin techos. Según el INSEE, censamos alrededor de 4 millones de personas mal alojadas (viviendo en viviendas superpobladas, deterioradas o incluso alojamientos de emergencia) y aproximadamente 150 000 que no tienen hogar, aunque las asociaciones como la Fundación del Abad Pedro, censan más bien 250 000. Al anuncio del confinamiento de la población el 17 de marzo, nada fue mencionado para estas personas incapaces quedarse en su casa como el resto de los franceses y de las francesas. Una vez más, fueron los dispositivos asociativos que han debido tomar el relevo para ayudar a los olvidados de la crisis sanitaria.

El confinamiento y la falta de medidas en cuanto a los sin techos

En muy poco tiempo, el cotidiano de los franceses y de las francesas cambió radicalmente a causa del confinamiento. Certificados para desplazarse fuera de su casa, obligación de llevar una mascarilla, gestos de protección implementados y a respetar… Solo que por las personas en la calle, seguir estas instrucciones sanitarias resultó imposible. “Cuando no tienes hogar, no puedes quedarte aquí!” Subraya Alain Christnacht, el presidente del SAMU social de París. Igualmente, ¿cómo conseguir mascarillas y gel hidroalcohólico si no tenemos dinero? Sin móvil o acceso a Internet, ¿cómo informarse de la evolución de la crisis?

Hay que señalar que el Estado no ha sido capaz contestar a estas preguntas. Es especialmente lamentable que no se haya hecho ninguna distribución de productos de higiene necesaria por los servicios públicos para las personas en la calle. Ciertamente, el gobierno hizo abrir cuatro “centros de desahogo” en Ile-de-France con el fin de ocuparse de los sin techos enfermos con el Covid-19 o demostrando síntomas pero cuyo estado de salud no necesitaba una hospitalización. 

Desafortunadamente, ninguna medida similar se hizo fuera de Ile-de-France. Algunos gimnasios han sido requisados, pero poco se abrieron por falta de personal para gestionarlos. En cuanto a las habitaciones de hotel que debían ponerse a disposición según lo anunciado por el Ministerio del alojamiento, representaron una muy pequeña parte: 200 en París y 600 en el resto de Francia. Estos algunos gimnasios no permitieron darle bastantes sitios para que todas las personas en la calle puedan ser protegidas. Las organizaciones insistieron entonces para que el Estado extendiera la tregua invernal hasta el 31 de mayo, un periodo durante el cual se dispone de plazas adicionales en los refugios para proteger del frío a las personas sin hogar.  Si esto ha mantenido los albergues abiertos durante dos meses más, estos últimos han sido repletos y poco eficaces a pesar de todo porque es muy complicado confinar en viviendas colectivas.

Las acciones asociativas toman el relevo 

Cuando el gobierno no alcanza implementar las medidas necesarias, varias organizaciones se manifiestan para paliar al problema.

De este modo la organización parisina La Mie de Pain organizó regularmente campañas de detección vía pruebas serológicas y virológicas detectando 11 casos positivos dentro los sin techo. La organización Dans Ma Rue organizó por su parte distribuciones de cantimploras reutilizables lo que permite beber agua potable pública.

Desafortunadamente, en cuanto los primeros días de confinamientos, asistimos a un movimiento masivo de cierre de los servicios asociativos más importantes. A pesar de un decreto del Ministerio del Interior, autorizando el mantenimiento de distribuciones de productos alimentarios y la mención sobre el certificado de la acción de las organizaciones caritativas, muchas organizaciones han tenido que parar sus actividades por falta de personal disponible o de lugares protegidos. Como lo dijo Bruno Morel, el director de Emaús Solidaridad: “En este momento, tenemos menos médicos voluntarios. El acceso a la higiene por los sin techos, por ejemplos por hacerse cargo de las enfermedades de piel relacionadas con el calor, es más limitado.

Algunas ramas de los Restos du Coeur suspendieron sus distribuciones y múltiples albergues de día no tenían más la capacidad de recibir a personas necesitadas. Sin distribuciones de comida, sin accesos a duchas y con menos oportunidades de mendigar, las personas sin hogar se veían rápidamente sujetos a más problemas de higiene y malnutrición que los habituales. Sin embargo, como lo recuerda Florent Gueguen, el director general de la Federación de los actores de la solidaridad (FAS), que junta más de 800 organizaciones de lucha en contra la exclusión: “Sabemos que las personas sin hogar son un público particularmente vulnerable respecto al virus, desde que se trata a menudo de personas envejecidas con un sistema inmunitaria vacilante. Además, la mayor parte de los que desarrollarán síntomas no tendrán el reflejo de llamar el 15”.

Las consecuencias para las personas sin hogar

Aún más grosero, algunas personas sin hogar han sido multados por no respetar el confinamiento, como lo lamenta el Samusocial con la Agencia France-Presse (AFP) mencionando especialmente las ciudades de París, Lyon y Baiona. Uno pensaría que se ha hecho todo lo posible para complicar la vida cotidiana de los sin techo y no tener en cuenta la especificidad de su situación.

Para observar los impactos del Covid en la población sin hogar, el Hospital San Pedro en Bruselas hizo un estudio del 3 de marzo hasta el 26 de mayo 2020, comparando la hospitalización de pacientes sin hogar afectados del coronavirus con ella de pacientes ordinarios. 14 personas sin hogar han sido identificadas entre 238 pacientes hospitalizados por una neumonía causada por el Covid-19, lo que representa el 5,88% del número total: Únicamente tres de ellos residían en unos albergues. Por el periodo en cuestión, y por cada 100.000 habitantes, esto da 650 personas sin hogar hospitalizadas por Covid contra 194 personas sin hogar. En Bélgica, la tasa de hospitalización es por lo tanto tres veces más alta para los sin techo que para la población en general.

Ningún estudio similar ocurrió en Francia y es muy complicado efectuar estudios a nivel nacional desde que hay muy pocas estadísticas disponibles sobre la cantidad de personas sin hogar y la diversidad de las situaciones. Sin embargo, podemos afirmar sin muchas dudas que la cantidad de personas sin hogar víctimas del Covid es mucho más alta  que la de la población global, y por eso debemos protegerlos.

Esta crisis sanitaria ha sido entonces particularmente mortífera y dañosa por los sin techos y las organizaciones que les ayudan. Lejos de estar detrás de nosotros, las dificultades se ven reforzadas por la ola de calor del verano, ya usualmente causa de muchas muertes. Es por ejemplo complicado disminuir la  temperatura dentro los albergues de día desde que los ventiladores no pueden funcionar para evitar difundir el virus. 

Mientras que Europa y Francia están preocupadas por el enfoque de un nuevo repunte de la pandemia al final de las vacaciones de verano, es esencial que el Estado no repita los mismos errores y que esta vez se prepare para abordar el problema y garantizar la protección de los más vulnerables.

REFERENCIAS

JO.MA. (2020). Précarité: les sans abri sont une proie de choix pour le covid-19. Le Soir. [online] 07 Aug. Available at: https://www.lesoir.be/317798/article/2020-08-07/precarite-les-sans-abri-sont-une-proie-de-choix-pour-le-covid-19 [Accessed 01 Aug. 2020].

Anonymous (2020) COVID-19 : un projet de logement pour les sans-abri de Toronto tire à sa fin. ICI Toronto. [online] 04 Aug. Available at: https://ici.radio-canada.ca/nouvelle/1724195/sans-abri-toronto-covid19-refuges-logement [Accessed 1 Aug. 2020].

PAQUETTE, J. (2020) Les sans-abri frappés de plein fouet par la pandémie. Le Droit.[online] 15 Aug. Available at: https://www.ledroit.com/actualites/covid-19/les-sans-abri-frappes-de-plein-fouet-par-la-pandemie-a3b726a86b6fac5c6e1687aa2aff3cec. [Accessed 1 Aug. 2020].

SCHOLZ, V. (2020) Coronavirus puis canicule : à Paris, le rude été des sans-abri. La Croix. [online] 11 Aug. Available at: https://www.la-croix.com/France/Coronavirus-puis-canicule-Paris-rude-ete-sans-abri-2020-08-11-1201108655 [Accessed 1 Aug. 2020].

MONTAY, J. (2020) Les sans-abris ont trois fois plus de risque d’être hospitalisés pour le coronavirus. RTBF. [online] 07 Aug. Available at: https://www.rtbf.be/info/dossier/epidemie-de-coronavirus/detail_les-sans-abris-ont-trois-fois-plus-de-risque-d-etre-hospitalises-pour-le-covid-19?id=10557015 [Accessed 1 Aug. 2020].

ALBERT, C. (2020) Coronavirus : comment le confinement a renforcé les inégalités. Les Echos. [online] 11 Aug. Available at:

https://www.lesechos.fr/economie-france/social/coronavirus-comment-le-confinement-a-renforce-les-inegalites-1229751 [Accessed 1 Aug. 2020].

FORT, M. (2020) Canicule, Covid et Congés : Le Difficile mois d’août des associations de solidarité. CNews. [online] 11 Aug. Available at:

https://www.cnews.fr/france/2020-08-11/canicule-covid-et-conges-le-difficile-mois-daout-des-associations-de-solidarite. [Accessed 1 Aug. 2020].

Parisien, L. (2020). Les SDF parisiens face au confinement : “C’est devenu Zombieland, c’est Paris fantôme.” YouTube. Available at: https://www.youtube.com/watch?v=LKOXmlSamb8 [Accessed 25 Aug. 2020].

France, R. (2020). Prise en charge des SDF en période de confinement : le bilan de Florence Gérard. YouTube. Available at: https://www.youtube.com/watch?v=6gOp6EnKdXA [Accessed 25 Aug. 2020].

Para mencionar el artículo:

LEE,  J. PAVARD, J. (2020) El abandono de los sin techos durante la crisis del Covid-19 en Francia. Generation for Rights Over the World. growthinkthank.org  [online] Sept. 2020.

©Photo by Matt Collamer on Unsplash

Translated by Solange Meurier

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.